El noroeste de Madrid: un lugar privilegiado para recibir los beneficios de las terapias ecuestres

Publicado 2018-07-17


Responsable de Terapia Animal


El noroeste de Madrid ofrece un entorno especial para desarrollar una actividad que en España no está muy extendida, pero que quienes la imparten o han recibido, la definen como una alternativa que aporta importantes beneficios: la equinoterapia.

Por Teresa Rey

Las terapias ecuestres utilizan el caballo como medio terapéutico para abordar numerosos trastornos que afectan a personas de todas las edades. Cristina Lara Bonilla, directora técnica de Terapianimal, explica las diferencias de trabajar con equinos con respecto a otros animales que se emplean también con una finalidad similar: “Con los caballos utilizamos un medio distinto, espacios al aire libre, siendo éste un elemento diferenciar bastante importante con respecto a lo que se hace con los canes. En el caso de los caballos, hablamos de una rehabilitación específica que no se puede igualar ahora mismo con ningún otro método de estas características porque no existe ningún aparato que reproduzca sus movimientos ni, por supuesto, las condiciones ambientales en las que se desarrolla”.

Cristina L. Bonilla, se dedica a estas terapias desde hace quince años y practica un tratamiento integral que comprende actuaciones en su centro especializado situado en Las Matas, con la opción de complementarlas con equinoterapia. Aunque las terapias ecuestres las ha impartido en varios lugares anteriormente como Valdemorillo o Las Rozas, desde septiembre del año pasado se encuentra en Boadilla del Monte, en el Espacio Mentema. “Estamos muy a gusto porque tenemos diversidad de ambientes, acceso directo al campo y la actividad ha tenido muy buena acogida entre los equipos que trabajan aquí. Nos hacen sentir bien a nosotros y a los usuarios, dando facilidades de acceso hasta la zona en la que montamos o a las zonas comunes”.

Actualmente, atiende a unos 60 alumnos y a cada uno se le asigna un caballo según sus características. El equipo está formado por una psicóloga, una terapeuta ocupacional y por auxiliares que realizan labores de guía de los caballos, apoyo en las sesiones y cuidado de los equinos. “Todos son especialistas en terapias ecuestres porque aparte de la formación de base, es necesaria una especialización. El equipo es muy diverso. Cada uno viene de diferentes ramas y eso nos permite trabajar con diferentes tipos de usuarios”.

Acuden desde niños a personas de 60 años o más, y los trastornos que abarcan son muy amplios. Se tratan todas las necesidades de desarrollo del niño, enfermedades que cursan con trastornos neuromotores o del espectro autista, discapacidad intelectual, menores en riesgo social y las dificultades que tienen que ver con problemas de aprendizaje tanto de niños como de jóvenes.

Terapia con animales

“También hay gente que viene por cuestiones de gestión emocional. Los pacientes, desde que llegan hasta que se van, trabajan habilidades fundamentales para aprender elementos como la atención, la memoria, la concentración o las funciones ejecutivas. Al final, todo esto lo hacen prácticamente sin darse cuenta, al estar con los caballos, practicar distintas actividades con ellos y con la planificación previa de un especialista”.

Los logros que se pueden obtener son muy variados. “En el caso de los usuarios que tienen dificultades motóricas la serie de movimientos que efectúan de un modo pasivo, como por ejemplo el hecho de montar sobre el caballo, ya implica que toda una serie de cadenas musculares entren en funcionamiento de modo que su tono muscular se va regulando y esto les ayuda a mejorar el equilibrio o la coordinación. Esto funciona muy bien para los trastornos circulatorios que presentan personas con movilidad reducida o para problemas de incontinencia. En chavales con trastornos del desarrollo, la estimulación sensorial que reciben les provoca un gran disfrute, que unido al trabajo multidimensional les aporta grandes avances.

También hay contraindicaciones, por eso cuando un paciente solicita la terapia tenemos especial cuidado y analizamos si es posible o no que se someta a ella”.

Las clases tienen un coste que varía dependiendo de la modalidad de la matrícula, pero oscila entre los 38 y 40 euros. “Si hay familias con dificultades, se intenta facilitar el acceso con ayudas”, comenta Bonilla.

Asociación Sin Ánimo de Lucro

Muy cerca, ubicada en el término municipal de Villanueva de la Cañada, pero lindando con Boadilla del Monte, está la Asociación Abaqur. Esta Organización Sin Ánimo de Lucro se dedica a la equinoterapia desde hace 12 años, debido a la iniciativa de un conjunto de personas que tenían familiares directos con discapacidad. “Nos dimos cuenta de que en España este sistema no estaba implementado y que no era muy conocido, cosa que no ocurre en todo el continente americano o incluso en Europa. Vimos que había una necesidad importante y un vacío por cubrir, así que decidimos dar un giro a la situación y ofrecer una equinoterapia de calidad”, comenta Teresa Martínez, presidenta de la Asociación.

Equinoterapia noroesteEl enclave donde se encuentran, en el Parque Natural del Curso Medio del Río Guadarrama, es privilegiado. Se instalaron hace cuatro años y lo escogieron por la tranquilidad que se respira, donde no hay ningún tipo de contaminación ni acústica ni medioambiental. Es un paraje idóneo para los caballos que se encuentran en un entorno cuidado y sin estrés, y propicio para impartir las terapias. “Esto es un paraíso. Es decir, ya no solo es hacer terapia con estos mamíferos, el caballo es un animal fantástico, que tiene una sensibilidad especial y que posee unas características para trabajar como terapeuta, excepcionales. Si además le añadimos un entorno como este, en pleno parque natural, conseguimos crear un centro integral de atención. Tú llegas aquí y entras en otra dimensión, no es una hípica o un picadero, es un sitio donde vienes a sanar a todos los niveles. Buscamos un lugar que reuniera estas cualidades, es desconocido pero maravilloso. No sólo es el caballo es todo el ambiente que acompaña”.

En la Asociación ofrecen servicios para mejorar la vida de todo el que desee probar esta actividad, con o sin discapacidad.  También se dedican a la equinoterapia social para tratar a gente que se encuentre en desventaja social, con pocos recursos: “Trabajamos con la Cruz Roja, con inmigrantes y refugiados. Nos estructuramos a través de proyectos sociales o educativos dirigidos tanto a niños como adultos, y también a personas mayores. Dentro del área infantil destacan los proyectos relacionados con la salud como las dificultades en atención temprana, el de niños con Trastorno del Espectro Autista (TEA), y trastornos generales del desarrollo. “Nosotros recibimos a las personas, hacemos una valoración previa, vemos lo que le podemos ofrecer y cada uno analiza lo que más le interesa y lo que puede encajar con sus expectativas”.

Abaqur se financia principalmente con aportaciones privadas. Las clases no tienen un precio fijo, ya que cada caso se estudia de forma particular, y también hay posibilidad de obtener becas.

En total trabajan unas 15 personas fijas, que reciben la ayuda de numerosos voluntarios. A día de hoy, atienden a unas 500 personas, la mayoría de la zona, de Pozuelo y Boadilla, sobre todo. “El niño más pequeño es un niño de dos años con parálisis cerebral. Las personas más ancianas provienen de la Fundación CalPau, una institución que alberga a mujeres adultas con discapacidad intelectual y enfermedad mental. Por lo que en ocasiones nos encontramos con mujeres de 85 años.”

Experiencias de padres en la Asociación Abaqur

Karina Zetel tiene tres hijos, y dos de ellos acuden al centro ecuestre de Abaqur. “Nosotros empezamos a venir todos los jueves en febrero con Simón, el pequeño, que tiene una malformación genética que le impide hablar. Luego se apuntó mi hijo mayor, que es preadolescente, y con el que acudimos los fines de semana en plan familiar. Empezamos en principio como terapia para Simón porque él tiene una necesidad especial para estimular el lenguaje. Con él, desde que vinimos hemos notado que tiene cada vez una mayor intención de hablar. En cuanto, al mayor, hemos apreciado que empieza a relacionarse de otra forma, como si tuviera más seguridad en sí mismo”.

Equinoterapia en Boadilla

Para esta familia que vive en Aravaca, lo más importante es ver que sus hijos sienten alegría, les gusta y les motiva estar con los caballos. “Esto es todo un logro porque existen muchas cosas para los niños y encontrar algo que les atraiga y le haga salir de su cotidianidad es importante”.

--------------------------------------------------------------

La historia de Jorge López de García y su hijo Iker, pone los pelos de punta. Él llegó hasta Abaqur porque su hijo estaba pasando un momento muy malo, algo que el padre descubrió a través de unos dibujos que realizó su vástago en donde se reflejaba su estado anímico.

Terapias ecuestres Madrid

“Dentro de poco hará un año que venimos aquí. Conocí este centro por una mala noche que estaba pasando a consecuencia de una situación que estaba viviendo mi hijo. No pude pegar ojo y escuché un programa de radio donde se hablaba de este sitio. Iker tiene TEA y  características del Síndrome de Asperger, aunque realmente no le han sabido diagnosticar de forma precisa. Cuando un niño con estas dificultades se relaciona con su entorno puede encontrarse bien con algunos chicos que le acepten bien con otros que no lo hagan y que pueden llegar a ser muy crueles. Al cambiar de ciclo de primaria los compañeros eran nuevos y empezó a tener problemas. Mi hijo tiene poco vocabulario, tiene trastorno del desarrollo madurativo y una serie de condicionantes que le impiden relacionarse con normalidad. Hay veces que no entiende las ironías. Todo se lo toma de manera literal.

Empezaron a hacerle el vacío y a burlarse de él en el colegio. Iker no tenía la capacidad de expresarse, de decir lo que le pasaba. Hasta que nos encontramos con unos dibujos en los que se reflejaba todo, que le empujaban, le quitaban la merienda, que le decían fracasado…

Fuimos a hablar con dirección para que se solucionara. Y aquel mismo día, en el que me ira imposible dormir después de todo lo ocurrido, escuché el programa de radio”.

Desde entonces las cosas han empezado cambiar en la vida de Iker y sus padres. “Ha sido un proceso lento, pero he notado un avance tremendo. He apreciado que ha mejorado su autoestima y sus habilidades sociales. Antes, como él sabía que no podía mantener una conversación fluida con un niño de su edad, tendía a alejarse. Ahora he observado que intenta hablar con otros niños y comunicarse. Otra cosa que ha ocurrido también es el hecho de vestirse sólo. Al poco de venir aquí, cogió el sólo la mochila y empezó a vestirse sin ayuda. Para mí esto ya supuso un cambio importante. Vi que esto empezaba a funcionar. Ahora se le ve más feliz”.

La situación en el colegio que estudia Iker ya se ha normalizado, pues dirección y los profesores se han encargado de explicar al resto de alumnos cómo es Iker. El pequeño acude una o dos veces por semana al centro ecuestre y cada vez que le toca sesión se muestra muy contento: “A mi hijo no le gustaban los animales, pero estos caballos son muy dóciles y mansos, los cuidan bien y no están estresados”.

 

--------------------------------------------------------------

 

Ramón y Chelo son una pareja de boadillenses que llevan tres años acudiendo a la Asociación por su hijo Carlos  de 21 años y que tiene TEA.

El padre relata su historia: “Yo llevaba mucho tiempo queriendo llevarle a un sitio en el que interactuara con los caballos, porque ya habíamos tenido una experiencia, pero al encontrarse muy lejos lo habíamos dejado.  Un día indagando por internet vi fotografías de Abaqur, los caballos, los niños…, y por las características y la zona decidí buscar dónde se encontraba, y resulta que estaba al lado de mi casa. Tardamos cinco minutos en llegar. Estamos encantados, él se lo pasa pipa. Aparte de montar, a nuestro hijo le gusta enredar con los caballos, con las sillas…

Equinoterapia noroeste Madrid

En cuanto a los beneficios de esta terapia para Carlos, destaca lo siguiente: “He visto que en general es positivo para su estado anímico, por la soltura que tiene aquí. Le veo más contento, y con los caballos se lo pasa muy bien, le encanta el campo y los animales. Sobre todo, es eso, que disfruta mucho. Yo veo aquí niños por ejemplo que evolucionan y que se sueltan mucho, y él también, pero ante todo, lo que he apreciado es la alegría que siente. Se lo pasa fenomenal. También se apunta a los campamentos de verano. Ahora, le gusta guardar la montura, las riendas, el caballo, le encantan regar, y recogerlo todo”.

Más información

Terapia Animal
Telf. 635425129
terapianimal1@hotmail.com

Abaqur
Telf.  677 08 08 24
info@abaqur.com

Comparte la noticia


publicidad

Descarga los periódicos

boadillenses
majariegos
pozueleros
roceños
villaodonenses

Cine y Televisión


Descarga Horas Punta

Horas Punta

Buscador de vehículos nuevos


Síguenos en

Facebook Twitter

Copyright 2015 - 2019 by Informados del Noroeste - Distribuido por Alaurco - Newspaper CMS powered by Aclass Internet y comunicaciones Sl